Català Català Español Español
Català Català Español Español

Técnicas de rescate para trabajos verticales

Las técnicas de rescate deben planificarse de forma previa a realizar los trabajos verticales, ya que tienen que ser rápidas y efectivas.
técnicas de rescate

Planificación para trabajos verticales

Los trabajos verticales llevan asociado un alto riesgo de accidente. Por eso, es necesario planificar las técnicas de rescate que se van a utilizar en caso de emergencia. Todos los trabajadores deben conocer minuciosamente los pasos a seguir en el rescate cuando el accidentado no es capaz de auto rescatarse. Según el Real Decreto 2177/2004, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, en materia de trabajos temporales en altura, socorrer a un accidentado en suspensión es una obligación.

Y es que las técnicas de rescate deben planificarse de forma previa a realizar los trabajos verticales, ya que tienen que ser rápidas y efectivas. Por lo tanto, es imprescindible que los trabajadores reciban los cursos de trabajos verticales para practicar las técnicas de este tipo de trabajos, el rescate y el auto rescate. Al planificar los trabajos verticales se deben evaluar diversos temas. Por ejemplo, el entorno y características del lugar de trabajo, los métodos de comunicación entre los trabajadores o los pasos a seguir y herramientas que se van a utilizar si se debe efectuar un rescate.

Técnicas de rescate

Cuando el accidentado está suspendido del descensor

Los trabajos verticales siempre se deben hacer acompañados de otros trabajadores verticales. Lo normal es que lo realicen dos operarios. De esta forma, si uno de ellos tiene un accidente y queda suspendido de la cuerda, su compañero lo puede rescatar.

En primer lugar, el rescatador se colocará por encima del accidentado y se unirá a él por medio de la anilla esternal de su arnés. En segundo lugar, el rescatador accionará el descensor del accidentado para traspasar el peso a su propio descensor y liberar la tensión de la víctima. Antes de descender, el rescatador tiene que verificar que los sistemas de protección anticaídas redundantes (es decir, la cuerda de seguridad) funciona correctamente.

Cuando el accidentado está suspendido del bloqueador ventral

En esta situación, el rescatador debe tener en cuenta la dificultad añadida de que si se quiere liberar el bloqueador, no puede haber tensión en la cuerda en la que está instalado. Para rescatar al accidentado se pueden realizar dos maniobras distintas:

  1. Utilizar el descensor para realizar una polea móvil que permita que la cuerda de trabajo del rescatador circule en ambas direcciones y bloquee a la víctima.
  2. Hacer contrapeso para elevar al accidentado y liberar la tensión del anticaídas, con el objetivo de traspasar el peso al mosquetón conectado al descensor.

Cuando la cuerda de trabajo está deteriorada

Si la cuerda de trabajo del accidentado se ha deteriorado y no sirve como elemento de rescate, se pueden utilizar los dos métodos expuestos anteriormente. Es decir, la polea móvil y el contrapeso.

¿Es seguro cortar las cuerdas de trabajo?

Este método consiste en que el rescatador se conecta al accidentado y soporta su peso para cortar la cuerda que está ejerciendo presión. Es un rescate que tiene grandes riesgos asociados pues si se comete un error, el daño puede ser irreparable para los dos.

Comparte:
LinkedIn
Twitter
Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CURSOS WORKPROTEC

Más de 20 años formando a profesionales de altura

TIENDA EPI's

Condiciones especiales empresas

Sigue toda la actualidad de Workprotec

Subscribete a nuestra newsletter

Descubre las últimas novedades en seguridad en altura

Te pueden interesar