Català Català Español Español
Català Català Español Español

Identificar las cubiertas frágiles y trabajar con seguridad

Para trabajar con seguridad analizaremos los riesgos de las labores que se van a desempeñar en altura y diseñaremos una solución a medida.
trabajar con seguridad

Si queremos trabajar con seguridad en altura, es imprescindible que contemos con los Equipos de Protección y Sistemas anticaídas necesarios para evitar riesgos. Pues, las caídas desde distintos niveles de altura son la segunda causa de accidentes graves en el lugar de trabajo y, la mayoría de estas caídas ocurren mientras los trabajadores acceden a la cubierta porque no pueden soportar su propio peso.

Por lo tanto, hemos de contar tanto con protecciones individuales como colectivas porque, este tipo de protecciones es fundamental para trabajar con seguridad y salvaguardar la salud de los empleados que necesitan acceder a las zonas de mayor riesgo. Es obligatorio que los profesionales hagan uso de estos sistemas de protección en casos como, por ejemplo, la instalación de las placas solares, limpieza de edificios, rehabilitación de las cubiertas e incluso la instalación de sistemas de seguridad en edificios.

¿Cómo reconocer una cubierta frágil?

La información que necesitamos para identificar las cubiertas frágiles y que podemos encontrar en el Código Técnico de Edificación CTE es que, este tipo de cubiertas son todas aquellas cuyo peso no supera los 100 kg por m². Este peso se calcula con la suma de:

  • Marco principal y peso de la correa
  • Material de cobertura
  • Peso de aislamiento e impermeabilización

Otro criterio que podemos tener en cuenta y que está muy aceptado es el que obtenemos del Reino Unido. Ellos clasifican las cubiertas en base a una prueba que consiste en dejar caer sobre la cubierta un peso de 100 kg desde una altura de 1200 mm. Se clasifican de la siguiente manera:

  • Techo frágil: el techo no sujeta el peso correctamente y se rompe a la primera (fibrocemento, policarbonato, vidrio, pizarra, teja, plástico, etc.).
  • Clase C: La cubierta puede llevar la carga una vez, pero falla la segunda. Este es el mínimo para que una funda no se considere frágil. En la práctica, esto significa que si alguien cae sobre la cubierta, ésta soportará su peso, pero será necesario repararla posteriormente (placa simple de pequeño espesor).
  • Clase B: El techo puede soportar el doble de carga, pero está dañado. Como resultado, la cubierta puede soportar la caída de una persona dos veces en la misma zona, por lo que el daño que se produce allí puede aumentar con el tiempo (panel sándwich).
  • Clase A: La cubierta soporta dos veces la carga y no presenta daños, lo que garantiza un estado impecable permanente (cubierta PUENTE, hormigón, etc.). Este es el caso idóneo para la instalación de energía solar fotovoltaica en edificios y casas unifamiliares.

Criterios básicos para trabajar con seguridad en altura sobre cubiertas frágiles

Una vez que somos capaces de identificar este tipo de cubiertas podemos empezar a pensar en la forma de trabajar con seguridad en cada una de ellas. Además de cualquier normativa de referencia, es necesario establecer unos criterios básicos que determinen la naturaleza de las soluciones a adoptar. Estos son los puntos a considerar:

  • Identificar si los trabajos son temporales o permanentes
  • Determinar cuál va a ser la frecuencia de circulación sobre estas cubiertas
  • Sostenibilidad de los sistemas
  • Diseñar un sistema seguro para acceder a la cubierta
  • Contratar a una empresa especializada para realizar trabajos en altura o que los trabajadores de la empresa reciban la formación especializada para esas labores.

La lista de soluciones para trabajar con seguridad sobre cubiertas frágiles son:

  • Líneas de vida: Estas pueden ser de varios tipos según las necesidades del cliente: horizontales, verticales, rígidas, flexibles, etc.
  • Barandillas de protección: Con contrapeso, medias barandillas, ancladas a frontal, sobre chapa, etc.
  • Redes de seguridad: También pueden ser de muchos tipos según la necesidad de seguridad de la obra.
  • Pasarelas: Como por ejemplo los saltos de lobo, peldaños de tramex, plataformas de aluminio extensibles temporales.
  • Acceso a cubiertas: Las escaleras verticales, escaleras escalonadas, plataformas elevadoras, claraboyas.
Comparte:
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSOS WORKPROTEC

Más de 20 años formando a profesionales de altura

TIENDA EPI's

Condiciones especiales empresas

Sigue toda la actualidad de Workprotec

Subscribete a nuestra newsletter

Descubre las últimas novedades en seguridad en altura

Te pueden interesar