Català Català Español Español
Català Català Español Español

Accidente laboral en trabajos en altura: Por qué se producen y cómo evitarlos

En este artículo analizamos los principales motivos de accidente laboral al realizar trabajos en altura y la manera de evitarlo.
evitar accidente laboral

Por qué se produce un accidente laboral

Cuando se produce un accidente laboral realizando trabajos en altura, siempre es resultado de varios factores que terminan desencadenando ese accidente:

Las causas más habituales de las caídas en el trabajo.

  • Condiciones inseguras. Los riesgos “no pueden controlarse”, por ejemplo, el suelo mojado, escaleras sin pasamanos, iluminación insuficiente…
  • Actos inseguros. Encontramos aquellas acciones que el trabajador realiza de forma consciente e inapropiada, lo que facilita que se produzcan las caídas. En este último caso, algunos de los ejemplos más claros pueden ser subirse a un apoyo inadecuado (véase sillas, mesas…) para alcanzar objetos elevados, subir o bajar escaleras de dos en dos, atravesar obstáculos inadecuadamente…

Entre las medidas preventivas contra las caídas que podemos destacar encontramos:

  • Mantener un cierto orden en el espacio de trabajo.
  • Evitar y, en su defecto, señalizar suelos deslizantes o mojados.
  • Utilizar ropa adecuada y calzado antideslizante.
  • No permitir la existencia de obstáculos en el suelo.
  • Utilizar siempre pasamanos o barandas en las escaleras.

¿Qué nos dice la normativa?

Para hablar de trabajos en altura en general, inevitablemente debemos pasar antes por su regulación normativa y legal mediante el Real Decreto 2177/2004 por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, en materia de trabajos temporales en altura:

El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, se modifica en los siguientes términos:

Uno. El apartado 1.6 del anexo I, «Disposiciones mínimas aplicables a los equipos de trabajo», queda redactado del siguiente modo:

«6. Si fuera necesario para la seguridad o salud de los trabajadores, los equipos de trabajo y sus elementos deberán estar estabilizados por fijación o por otros medios. Los equipos de trabajo cuya utilización prevista requiera que los trabajadores se sitúen sobre ellos deberán disponer de los medios adecuados para garantizar que el acceso y permanencia en esos equipos no suponga un riesgo para su seguridad y salud.

En particular, salvo en el caso de las escaleras de mano y de los sistemas utilizados en las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, cuando exista un riesgo de caída de altura de más de dos metros, los equipos de trabajo deberán disponer de barandillas o de cualquier otro sistema de protección colectiva que proporcione una seguridad equivalente. Las barandillas deberán ser resistentes, de una altura mínima de 90 centímetros y, cuando sea necesario para impedir el paso o deslizamiento de los trabajadores o para evitar la caída de objetos, dispondrán, respectivamente, de una protección intermedia y de un rodapiés.

Las escaleras de mano, los andamios y los sistemas utilizados en las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas deberán tener la resistencia y los elementos necesarios de apoyo o sujeción, o ambos, para que su utilización en las condiciones para las que han sido diseñados no suponga un riesgo de caída por rotura o desplazamiento. En particular, las escaleras de tijera dispondrán de elementos de seguridad que impidan su apertura al ser utilizadas.»

¿Cómo evitar un accidente laboral en trabajos en altura?

En el marco de la Campaña «Trabajos en cubiertas» del INSST que tiene como objetivo sensibilizar a las empresas y trabajadores autónomos que ejecutan estos trabajos, así como a los titulares de los edificios, sobre este riesgo y facilitar los criterios técnicos que se deben seguir para que estas tareas se realicen con seguridad, para reducir estos accidentes, se deben seguir las siguientes prerrogativas:

¿Por qué es importante recopilar información previa sobre la cubierta?

La seguridad en los trabajos de reparación y mantenimiento en cubiertas pasa necesariamente por recopilar información suficiente sobre las mismas. Esto permitirá identificar los riesgos específicos para planificar los trabajos con las soluciones y medidas preventivas más adecuadas para cada caso concreto.

¿Quién recopilará esta información?

El promotor/titular del edificio recopilará toda la información a su alcance sobre las características de la cubierta y se la transmitirá al contratista. A veces, no es suficiente con esta información por lo que el contratista la completará, como mínimo, mediante una visita al edificio antes de presupuestar los trabajos.

¿Qué hará el promotor/titular del edificio con esta información?

El promotor/titular del edificio transmitirá la información recopilada sobre la cubierta a los contratistas que vayan a presupuestar los trabajos. Sin ella es imposible hacer una previsión correcta de los recursos humanos, materiales y económicos necesarios para ejecutar de forma segura las tareas. Además, estos contratistas visitarán previamente el edificio para tomar in situ los datos, mediciones, fotografías, etc. que permitan completar la información facilitada por el promotor/titular del edificio.

Muchos de los accidentes de trabajo por caída desde cubiertas se producen durante la visita previa al edificio para presupuestar los trabajos. Por ello, se recabará la información, preferiblemente, sin pisar la cubierta (por ejemplo: desde el interior del edificio o desde una zona segura del mismo, desde un edificio colindante, mediante un equipo de trabajo adecuado y seguro o haciendo uso de nuevas tecnologías -tales como drones-, etc.). Cuando sea necesario acceder a la cubierta por no existir otra alternativa

más segura, se planificarán y adoptarán las mismas medidas -descritas en el presente documento que si se fuera a realizar un trabajo sobre la misma.

¿Por qué es importante que el promotor/titular del edificio seleccione al contratista adecuado?

Muchos de los accidentes por caídas desde cubiertas se producen porque el contratista no cuenta con un nivel de especialización suficiente para este tipo de trabajos y no dispone del conocimiento, experiencia, formación o medios adecuados para su ejecución de forma segura.

¿Qué valorará el promotor/titular del edificio a la hora de seleccionar al contratista?

Es imprescindible asegurarse de que el contratista tiene capacidad y solvencia para planificar y ejecutar los trabajos de forma segura. Así, el promotor/titular del edificio seleccionará a un contratista que demuestre en su oferta o presupuesto que las tareas se realizarán con los medios materiales necesarios y por trabajadores adecuadamente preparados y formados para trabajar en cubiertas. Cuando vayas a decidir quién va a ejecutar los trabajos en tu cubierta, no contemples solo cuestiones económicas y plazos. Selecciona a un contratista que te demuestre que va a trabajar de forma segura. Es muy recomendable que el promotor/titular del edificio valore la instalación de elementos permanentes (protecciones, accesos, etc.) en la cubierta que faciliten tanto el acceso como la permanencia seguros en la misma, durante la presente y las futuras intervenciones.

¿Por qué es importante planificar los trabajos?

La improvisación está detrás de muchos accidentes por caída desde cubiertas. Por esta razón, resulta esencial una adecuada planificación que contemple todos los riesgos y medidas preventivas necesarias. Esta es una etapa clave para que los trabajos puedan realizarse de forma segura.

¿En qué consiste planificar los trabajos en altura?

La planificación de los trabajos en altura consiste en determinar el orden en que estos se harán, incluyendo las medidas preventivas que se deben adoptar para trabajar de forma segura y que no se produzcan accidentes. Con este fin, el contratista definirá un procedimiento de trabajo que determine la forma concreta en la que se desarrollará la actividad en esa cubierta, describiendo las tareas, quién las ejecutará, cómo lo hará y cómo se actuará en caso de emergencia.

¿Qué aspectos habrá que valorar a la hora de determinar el procedimiento de trabajo?

Para establecer un procedimiento de trabajo seguro, el contratista reflexionará sobre los siguientes aspectos y tomará, en cada caso, las decisiones que resulten más adecuadas:

NECESIDAD DE ACCEDER A LA CUBIERTA

Lo primero que se valorará es la posibilidad de realizar los trabajos sin necesidad de pisar la cubierta. Si se puede trabajar de forma más segura sin desembarcar, ni transitar por la cubierta (por ejemplo: desde otra zona segura del edificio o mediante el uso de un equipo de trabajo adecuado), se reducirá el riesgo de caída de altura. Siempre que sea posible, trabaja sin pisar la cubierta.

FORMA DE ACCESO Y DESEMBARCO DE LOS TRABAJADORES EN LA CUBIERTA

En la mayor parte de las ocasiones, para realizar los trabajos es necesario pisar la cubierta. En estos casos, es esencial seleccionar el medio de acceso para que los trabajadores puedan llegar y desembarcar en la cubierta de forma segura, estando siempre protegidos frente al riesgo de caída. Normalmente, el acceso mediante las escaleras del edificio o escalas fijas -siempre que se encuentren en condiciones adecuadas- es más seguro que la utilización de un equipo de trabajo temporal en altura.

Cuando sea necesario hacer uso de equipos de trabajo para el acceso a la cubierta, los andamios o torres de acceso con las debidas plataformas y pasarelas protegidas resultan, con carácter general, más seguros que las escaleras de mano. El desembarco desde el medio de acceso a la cubierta resulta especialmente crítico, por lo que se preverán las medidas necesarias para que el trabajador no se encuentre en ningún momento desprotegido.

INSTALACIÓN Y USO DE PROTECCIONES

Lo ideal es que la cubierta cuente con protecciones permanentes para proteger frente a caídas por el borde de la misma y frente a rotura de los elementos frágiles que puedan existir. Sin embargo, lo habitual es que no dispongan de ellas. En estos casos, el contratista instalará -o encargará a una empresa especializada que se instalen- las protecciones colectivas (temporales o, preferiblemente, permanentes). Además, seleccionará los equipos de protección individual adecuados, cuando sean necesarios. Por lo general, se requerirán distintos tipos de protecciones para garantizar la seguridad del trabajador frente al riesgo de caída tanto por el borde de la cubierta como a través de esta. Selecciona e instala las protecciones adecuadas para cada cubierta. Si te hace falta asesoramiento, cuenta con especialistas en este tipo de elementos.

Bibliografía

técnico PRL
Tomás Ureña Gallego

Técnico P.R.L y Formador de trabajos en altura en Workprotec

Comparte:
LinkedIn
Twitter
Facebook

Un comentario

  1. A veces es inevitable pero nadie debería sufrir un accidente porque no se contaba con las medidas de seguridad mínimas y necesarias. Afortunadamente, hoy en día hay muchos elementos que nos ayudan a realizar el trabajo de forma segura y minimizando los daños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CURSOS WORKPROTEC

Más de 20 años formando a profesionales de altura

TIENDA EPI's

Condiciones especiales empresas

Sigue toda la actualidad de Workprotec

Subscribete a nuestra newsletter

Descubre las últimas novedades en seguridad en altura

Te pueden interesar