Català Català Español Español
Català Català Español Español

Puntos y dispositivos de anclaje

Hacemos un repaso exhaustivo por los distintos tipos de anclaje y sus usos para realizar trabajos en altura con seguridad.

En un artículo anterior hablábamos en el blog de Workprotec sobre “Dispositivos deslizantes sobre líneas de anclaje”. En él mencionábamos que la línea de vida o anclaje está sujeta a un dispositivo o punto de anclaje, que a su vez es uno de los componentes del sistema anticaídas, tal y como se puede comprobar en la siguiente imagen.

sistema anticaídas
Componentes de un sistema anticaídas

¿Qué es un punto o dispositivo de anclaje?

Según la norma UNE EN 795:2012: “dispositivo de anclaje es el conjunto de elementos que incorpora uno o más puntos de anclaje o puntos de anclaje móviles que pueden incluir un elemento de fijación, para su uso como parte de un sistema de protección personal contra caídas, y que se pretende que sea extraíble de la estructura y ser parte del sistema de anclaje”.

Por su parte, el anclaje estructural es el “elemento o elementos que están diseñados para su uso en conjunción con un sistema de protección personal contra caídas y para ser incorporados de forma permanente en una estructura”.

Por tanto, el anclaje estructural “sujeta” y “fija” el dispositivo de anclaje al soporte, y no forma parte, como tal, del dispositivo de anclaje. Un ejemplo de anclaje estructural sería un sistema de fijación por resina de alta resistencia a un elemento estructural de hormigón armado.

Tipos de anclaje

  • A. Anclajes estructurales y puntos de anclaje fijo.
  • B. Anclajes provisionales transportables.
  • C. Líneas de vida flexibles horizontales.
  • D. Líneas de vida rígidas horizontales.
  • E. Anclajes de peso muerto.

Los dispositivos de las clases A, C y D no están incluidos en el ámbito de aplicación del R.D. 1407/1992, por el que se regulan las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual, por lo que no se consideran equipos de protección individual y no pueden llevar marcado CE.

Por su parte, los dispositivos de las clases B y E sí están incluidos en el ámbito de aplicación de ese Real Decreto, y se consideran equipos de protección individual. Por tanto, dispondrán de marcado CE, folleto informativo y manual de instrucciones del fabricante.

Puntos de anclaje de tipo A

Diseñados para ser instalados, mediante un anclaje estructural, sobre superficies verticales, horizontales o inclinadas, tales como paredes, muros o pilares de hormigón armado, techos o cubiertas.

Tan importante es la idoneidad del punto o dispositivo de anclaje como la resistencia del anclaje estructural y por supuesto del soporte sobre el que se instalará.

Su forma más habitual es la de pletina metálica, de una sola pieza, plegada y que se fija al soporte mediante elementos de tornillería, aunque también hay tipologías de tipo cáncamo o argolla.

Y se pueden instalar mediante fijación mecanizada, por soldadura, con anclajes pasivos y anclajes activos (por rozamiento, por adherencia o por forma). El fabricante del dispositivo establecerá en sus instrucciones de instalación el tipo de anclaje más adecuado para cada modelo.

Puntos de anclaje del tipo B

Los anclajes tipo B son móviles y transportables, no teniendo carácter permanente. Su instalación no se realiza mediante anclajes estructurales, sino que normalmente se adaptan a la forma geométrica del elemento soporte, ajustándose a él.

Son muy versátiles, por cuanto pueden instalarse prácticamente sobre todo tipo de soportes sin necesidad de taladrar o realizar fijaciones mecánicas.

Puntos de anclaje del tipo C

Consisten en líneas de vida, horizontales y flexibles, de cable metálico, cuerda o cinta textil. El sistema anti caídas que llevan los trabajadores se conecta directamente a la línea flexible y este tipo de anclajes permite libertad de movimiento de los trabajadores a lo largo del recorrido de ésta.

Según la longitud de la línea de vida puede ser necesario el uso de anclajes intermedios, compensando con ellos la longitud y la flecha que experimentaría ésta en caso de caída.

Para cumplir con la norma UNE EN 795, los fabricantes deben acreditar que el sistema está ensayado en función de la longitud, del número de usuarios, los requisitos de rigidez y la resistencia de todos los componentes.

Puntos de anclaje del tipo D

Se trata de una línea rígida horizontal, formada por un rail metálico de aluminio o acero, y por la que desliza un carro, donde se conecta el sistema anti caídas. Estas líneas de vida deben disponer de topes en sus extremos, de forma que el carro nunca se salga del raíl.

Puntos de anclaje del tipo E

Son dispositivos llamados de “peso muerto”, utilizables sobre superficies horizontales y que retienen la caída gracias a su propio peso. Esta forma de instalación, por simple apoyo sobre la superficie, exige el cumplimiento de ciertos requisitos:

  • Debe estar situado a una distancia superior a 2,5 m del borde de caída.
  • La superficie donde se instale no deberá tener una inclinación mayor de 5º.
  • No se podrá utilizar en caso de helada o riesgo de helada.

Para que su instalación sea sencilla, están compuestos por elementos desmontables, que se pueden retirar sin ninguna dificultad y que permiten su transporte manual por una única persona.

Recomendaciones para los puntos de anclaje

Respecto a la resistencia del soporte sobre el que se instalará el punto de anclaje, es fundamental tener en cuenta el material y su estado, instalándose siempre conforme a las instrucciones del fabricante.

También se seguirán las recomendaciones de carácter informativo relativas a la instalación, recogidas en el Anexo A de la norma UNE EN 795.

Con relación a la señalización de un dispositivo de anclaje, conviene colocar una señal de información, junto al punto o dispositivo, sobre la obligación del uso equipos de protección individual.

Por último, es importante destacar que no todos los puntos o dispositivos de anclaje están diseñados para trabajar en todas las direcciones de los posibles esfuerzos a los que estén sometidos. Por tanto, es fundamental respetar las limitaciones de uso indicadas por el fabricante en el correspondiente manual de instrucciones, para lo que resulta fundamental asesorarse de una empresa especializada, como Workprotec.

Fuentes

Fernando Espinosa Gutiérrez
Fernando Espinosa Gutiérrez
Arquitecto técnico y Técnico PRL

Formador en Seguridad y Salud en la Fundación Laboral de la Construcción y Colegios Profesionales de Arquitectos y Arquitectos Técnicos.
Elaboración de estudios y estudios básicos de seguridad, asesoramiento a empresas para la redacción de planes de seguridad y salud y documentos de gestión preventiva.
Coordinador de seguridad y salud en fase de ejecución.

Comparte:
LinkedIn
Twitter
Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CURSOS WORKPROTEC

Más de 20 años formando a profesionales de altura

TIENDA EPI's

Condiciones especiales empresas

Sigue toda la actualidad de Workprotec

Subscribete a nuestra newsletter

Descubre las últimas novedades en seguridad en altura

Te pueden interesar